Reconocidos año 2013

Arturo René Barahona González

Es considerado un legado y referente para su comunidad, por ser el caporal más antiguo de la Fiesta de La Tirana, conservando danzas típicas, vestimentas, cantos y prácticas ceremoniales.
Representante de los bailes genuinos Pieles Rojas, mezcla de la creatividad popular urbana y salitrera de mayor corporalidad y persistencia en el tiempo. Fiel reflejo de la religiosidad popular que ocurre en santuarios en el norte de Chile.
Los Bailes Indios tienen un origen reciente, posterior a la década de 1930. Inspirados en las películas de vaqueros norteamericanas que se exhibían en los cines de las oficinas salitreras, los obreros del salitre habrían adoptado la apariencia de los indios por representar la resistencia contra el opresor blanco.

 

Rómulo Ranquehue Marilicán

Es conocido por ser de los últimos taberos de la región. Desde los 15 años se ha dedicado a elaborar la taba, elemento principal del juego tradicional de tiro de la región austral, que es ejemplo de un aspecto lúdico y social de la cultura patagónica.
La fabricación de ésta ha permitido preservar la tradición, permitiendo generar un espacio de encuentro comunitario donde confluyen en otras manifestaciones de patrimonio cultural inmaterial, reforzando la identidad local.

 

Manuel Segundo Ladino Curiqueo

Destacado cultor y trasmisor de la lengua y cosmovisión mapuche. Es un referente para su comunidad.
Desde joven se interesó por el tema, llevando a formar grupos de investigación para difundir esta cultura, como la Liga Cultura Araucana Müllelchue o la Liga Cultural Mapuche Kolo Kolo. Manuel representa a una generación mapuche migrante, que a mediados de siglo XX se traslada a distintas ciudades del país, y que se enfrenta a la disyuntiva entre olvidar y conservar la cultura mapuche. En este contexto, se valora su rol pionero en la transmisión de la lengua mapuche en el complejo espacio citadino, lo que representa uno de los desafíos más importantes para su proyección.

 

Cofradía de Fiscales San Juan Bautista de Calbuco

Es una institución de inicios del siglo XVII, nacida al alero de las Misiones Jesuitas en la zona. Su organización, sustentada en la comunidad, ha logrado configurar y mantener viva diversas expresiones del patrimonio cultural inmaterial como la música, parateatro, fiestas y rituales cargados de simbolismos y contenidos de expresión social, artística y religiosa. Los fiscales siguen siendo hoy autoridad de cada pueblo y guía espiritual de la comunidad correspondiente.

 

Los Arrieros Cordilleranos de Paso El León

Los Arrieros Cordilleranos de Paso El León, es uno de los pocos grupos que sigue desarrollando una tradición de principios del Siglo XX: movilizar el ganado cruzando la cordillera.
El colectivo ha dedicado toda su vida al arreo de animales, trabajo heredado de sus padres y abuelos. Es así como representan una actividad epopéyica que ha sido sustancial a lo largo de toda la frontera del país y que aún tiene cierta persistencia a pesar de la modernización.

 

Corporación Cultural Organilleros de Chile

Son reconocidos por dignificar el oficio y mantener viva las primeras formas de servicio de música industrial bailable, envasada y con fines de consumo. Así también, por mantener en funciones y conservar el uso de los organillos decimonónicos como único y legítimo instrumento melódico del oficio.
Con más de 100 años de oficio, los organilleros se organizan a través de esta Corporación Cultural con el fin de lograr una apreciación, valoración y conservación social del oficio. Éste es heredado desde el núcleo familiar, llegando incluso hasta las cuatro generaciones como la familia Lizana.
Representan una expresión festiva urbana que se extiende a lo largo del país, convocando a personas de diversas edades en torno a la sonoridad y el baile.

 


Navegación