Salvaguardia
Identificación, documentación, investigación, preservación, protección, promoción, valorización, transmisión y revitalización.

Corresponde al proceso participativo en el que se protege y desarrolla un Elemento del Patrimonio Cultural Inmaterial con el fin de que tenga continuidad en el tiempo. Según la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de UNESCO (2003), el proceso de Salvaguardia radica en la aplicación de medidas concretas, las cuales básicamente son: identificación, documentación, investigación, preservación, protección, promoción, valorización, transmisión y revitalización.

En Chile, la Salvaguardia posee marcos referenciales y enfoques concretos: Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de UNESCO; Investigación Acción Participativa; enfoque Territorial; Estudios Subalternos; y Teoría de Sistemas. Se operacionaliza a través del denominado “proceso de Salvaguardia”, el cual contempla tanto las medidas orientadas por la Convención (2003) como las fases, herramientas e instrumentos por las cuales se reconoce y releva a las comunidades, grupos e individuos del Patrimonio Cultural Inmaterial existente en Chile.

Como tal, el proceso de salvaguardia considera fases de: identificación y registro a través del Sistema de Información para la Gestión Patrimonial (SIGPA); reconocimiento por medio de la iniciativa Tesoros Humanos Vivos; desarrollo de investigaciones participativas relacionadas con la elaboración de Expedientes de Elementos del Patrimonio Cultural Inmaterial; enlistamiento de Elementos del PCI en el Inventario Priorizado y su eventual gestión en Planes de Salvaguardia; y la gestión transversal al proceso de la documentación vinculada a la salvaguardia en Chile.

“Se entiende por salvaguardia las medidas encaminadas a garantizar la viabilidad del patrimonio cultural inmaterial, comprendidas la identificación, documentación, investigación, preservación, protección, promoción, valorización, transmisión –básicamente a través de la enseñanza formal y no formal- y revitalización de este patrimonio en sus distintos aspectos” (Unesco, 2003).


Navegación