Capitán Pastene, en Lumaco, tendrá Encuentro de Cocinas Tradicionales

Portadores y portadoras del patrimonio cultural inmaterial, asociados a la cocina tradicional italiana, se reúnen en el Encuentro de Cocinas Tradicionales este 27 de noviembre, en la ciudad de Capitán Pastene, en la comuna de Lumaco, región de La Araucanía.

Con el objetivo de difundir entre los participantes el Proceso de Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial en Chile y formarlos en la etapa inicial de Solicitudes Ciudadanas, para el registro de elementos asociados, el encuentro tendrá lugar en el  Restaurant Montecarone, de Capitán Pastene.

Emporio restaurante Montecarone, sede del encuentro. Imagen tomada de Revista Enfoque.

En este Encuentro de Cocinas Tradicionales participarán cultores y cultoras de distintos ámbitos de la cadena de valor de cocina tradicional italiana, que va desde la producción de alimentos hasta la preparación de estos, a través de tradiciones culinarias que   comparten diversas familias con descendencia directa de colonos que se asentaron en el territorio.

En el área del patrimonio culinario en la pequeña ciudad de Capitán Pastene, de la Provincia de Malleco confluyen, al menos, tres orígenes distintos, como el Mapuche, el campesino criollo y el de los colonos italianos.

En la instancia se presentará desde el Departamento de Patrimonio Inmaterial, del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, el estado del arte de las gestiones públicas realizadas en la materia a lo largo de estos últimos 6 años.

La periodista Deborah Carpio describe de esta forma los encantos de Capitán Pastene: Más de 12 mil kilómetros separan a Chile de Italia, pero si eres fanático de su exquisita gastronomía y arquitectura, no hace falta viajar a Italia para conocer y probar lo rico de esta cultura. Capitán Pastene es el pueblo que ilustra y representa la migración italiana con sus tradiciones que se han mantenido inalterables hasta nuestros días. Aquí se pueden visitar las fábricas de pastas y comprar ricos embutidos, pero sobre todo probar la mano de sus mismos creadores, quienes conservan las recetas originales traspasadas de generación en generación. La calidad es sorprendente y la hospitalidad de su gente los hará volver.

Navegación