Feria del Gusto reunirá a 100 cultores y cultoras en más de 50 stands

El evento cultural y culinario, enfocado en revalorizar el patrimonio agroalimentario de las localidades rurales del país, es organizado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio; la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas,  Anamuri; y la Red Slow Food Chile. La entrada es liberada.

La quinta edición de la Feria del Gusto, un espacio para exponer y difundir el patrimonio inmaterial y la diversidad de tradiciones de la cultura culinaria proveniente de las distintas regiones del país, se realizará el viernes 7 de diciembre de 2018, en el Centro Cultural Gabriela Mistral, en Santiago.

El evento, que abre sus puertas de forma gratuita al público, entre las 10:00 y 19:00 horas, contará con más de 50 stands ubicados en el zócalo del GAM, en los que se expondrán productos que destacan por su producción agroecológica y preparaciones tan diversas como el charqui de llamo del norte, variedades de queso de cabra, la producción especial de chirimoyas, la frutilla blanca (actualmente en riesgo de perderse), algas, diversas variedades de hortalizas, huevos azules, hongos, chuchoca, tortillas de rescoldo, panes, vinos y pajarete, entre muchas otras elaboraciones.

Los productos, en diferentes etapas de la cadena de valor de la cocina de campo y de mar, son obtenidos o elaborados en diferentes localidades de Arica, Vallenar, Valle del Huasco, Salamanca, Combarbalá, Coquimbo, La Higuera, Limache, Valparaíso, Paine, Melipilla, Rancagua, Talca, Retiro, Coronel, Penco, Concepción, Quillón. Caleta Perone, Loncoche, Curarrehue, Temuco, Galvarino, Puré, Melipeuco, Villarrica, Panguipulli, Paillaco, Chiloé, Coyahique, entre otras.

La V Feria del Gusto, que se ha desarrollado desde el año 2013, tiene entrada liberada y es organizada por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio; la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas,  Anamuri; y la Red Slow Food Chile.

Para la institucionalidad cultural del país es importante recuperar y salvaguardar las expresiones de patrimonio cultural inmaterial, y entre ellas las asociadas al patrimonio agroalimentario, porque son la base del desarrollo de muchas comunidades, sobre todo rurales en las que están basadas sus formas de vida y desarrollo. Muchas de éstas están desapareciendo y junto con aquello, formas de producción, ritos y trabajo.

Navegación