Osvaldo Cádiz: “La comunidad se da cuenta que debe reconocer a estas personas, a los buenos investigadores, creadores y formadores”

El Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, a través del Departamento de Patrimonio Cultural Inmaterial, del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, acaba de abrir la convocatoria a la cuarta edición del Premio a la Trayectoria en Cultura Tradicional Margot Loyola Palacios, reconocimiento que busca destacar a aquellas personas o agrupaciones que han trabajado en la recuperación y enriquecimiento de la cultura tradicional y popular de nuestro país.

En este tema la institución ha trabajado muy de cerca con la Academia Nacional Margot Loyola Palacios y Osvaldo Cádiz, Director Académico y viudo de la folclorista. A propósito de la apertura de la nueva convocatoria, Ariel Führer, encargado de reconocimientos en el Departamento de Patrimonio Inmaterial, conversó con Cádiz.

¿Cuál es el sentido que usted le otorga al Premio Margot Loyola Palacios?

Margot fue amante de lo que significa ser chileno y chilena. Ella se daba cuenta de que no había un reconocimiento para las personas, como decía Margot, que escarban la tierra, que buscan las raíces, buscando nuestra identidad en forma anónima, mediante un trabajo silencioso, muchas veces sin apoyo, que nunca son reconocidos, y que son muchísimos a lo largo del país, porque en cada región encontramos a mucha gente que está en esto.

Creemos que esto es fundamental el reconocer a las personas que se dedican al rescate de la cultura tradicional y popular. Naturalmente, que era una deuda pendiente del Estado en relación a los otros premios que ya existían, como los premios nacionales.

¿Cuál debería ser el motivo que nos inspire para presentar postulantes al Premio Margot Loyola Palacios?

Es muy simple. Es la propia comunidad la que se da cuenta de quienes han sido los que se han preocupado más por estudiar su identidad local. A nosotros nos ocurría, por ejemplo, cuando llegábamos al norte a estudiar el Cachimbo, nos decían, usted tiene que ver a la persona que mejor baila y que más se ha preocupado de mantener vivo el Cachimbo, es tal persona.

Entonces, la misma comunidad sabe quiénes son. Al lugar de Chile al que tú llegues, ellos te lo van a indicar. La propia comunidad se da cuenta que debe reconocer a estas personas, a los buenos investigadores, creadores y formadores.

¿Alguna vez se imaginó que iba a existir un premio con el nombre de la maestra Margot Loyola?

Yo siempre traté, cuando estábamos en la universidad,  de que existiera un premio pero nunca nos imaginamos que a nivel del Ministerio de las Culturas iba a existir un premio a la Cultura Tradicional y Popular, en homenaje a Margot Loyola. Por lo tanto, tenemos que cuidarlo, tenemos que promocionarlo, y que la gente lo conozca, porque hay un problema, la gente en regiones desconoce las bases, las fechas de postulación, etc. entonces, hay darlo más a conocer.

¿Cuál es el mensaje que les daría a las 346 comunas que tenemos a lo largo de Chile?

Que vean que la cultura tradicional y popular en Chile es fundamental para entender lo que somos, lo que fuimos y lo que somos ahora; y poder entender cómo nos vamos a proyectar al futuro. Que vean dentro de sus propias comunidades quiénes son esas personas, que tienen el valor como para ser postulados a este premio en las tres distintas categorías.

Este es un premio muy vigente, yo sé que hay mucha gente en las distintas categorías que puede postular.

Osvaldo Cádiz Valenzuela es profesor de Estado en Castellano, desde muy temprana edad se orientó al estudio de la danza tradicional, conformando una importante dupla con Margot Loyola. Ha desempeñado una importante labor docente en diversos programas de formación de profesores de Educación Física y Educación Musical, así como en los currículos de otros programas de formación inicial universitaria.

Navegación